¿Fría mi web? ¡Para nada!

“¿Fría? ¿Mi web? ¡Para nada!” Cuántas veces hemos escuchado esta frase en dato360… ¡y cuántas veces se ha dicho desde el desconocimiento! ¿Por qué? Porque, ahora que ha llegado el frío y lo estamos sufriendo en primera persona, queremos mostrarte cómo la sensación de frío puede afectar también a la navegabilidad por tu web. ¿No te lo crees? ¡Sigue leyendo! 

¡Qué frío! ¡Cuánto han bajado las temperaturas! ¿Cuántas veces has escuchado esto en los últimos días? ¿Diez? ¿Cien? ¿Mil? Quizá estemos exagerando un poco, pero, ¿a que notas que ha llegado el invierno y la sensación que te provoca el frío es de cierto rechazo? Lo mismo, absolutamente lo mismo pasa con tu página web si no cumple una serie de parámetros de los que vamos a hablar a continuación.

Una página web no es únicamente una plataforma de nuestra empresa, es mucho más que eso. En primer lugar, para que un usuario navegue por tu página web necesita encontrarse a gusto, necesita sentir calor y, para ello, debes de tener una web de calidad en la que las imágenes, los textos y el contenido en sí sean capaces de transmitir buenas sensaciones. ¿Para qué? Precisamente para no dejarles helados y evitar que sientan que no han ganado nada visitándola.

FACTORES QUE HACEN QUE TU WEB SEA CÁLIDA Y AGRADABLE

Ya ha quedado claro que tu página web necesita transmitir ese “no sé qué, qué sé yo” que te identifique, que te represente y que hable por ti. Ahora viene lo complicado, ¿cómo se consigue? A través de un conjunto de elementos fundamentales:

  • Logo identificativo
  • Imágenes, vídeos e iconos profesionales
  • Textos bien redactados
  • Y, lo más importante, diseño personalizado, adaptado a ti y a la esencia de tu marca. El diseño es lo más importante de tu web puesto que debe ser capaz de transmitir la esencia de lo que ofreces

Llegados a este punto, queremos lanzarte una pregunta… Ahora que sabes la importancia de transmitir ‘calor’ a través de la web, ¿sientes que la tuya lo transmite? Piénsalo bien. Entra en ella como si fueras un usuario nuevo, como si no supieras dónde has accedido y analízala de arriba abajo. Si sientes que lo transmite, ¡enhorabuena! Y, si no, ¡aquí estamos nosotros!

¿Por qué te decimos todo esto? Porque quizá tu web no esté transmitiendo todo lo que tú quieres hacer llegar al que te visita sin saber de ti. ¿Qué pasa en ese caso? Que se estarían generando un sinfín de visitas rebote (mejor dicho, temidas visitas rebote!). ¿A qué nos referimos con esto? Ponte en situación: si un usuario entra a tu web y, al cabo de pocos segundos, la abandona sin entrar en ningún otro apartado, estamos ante una visita rebote. ¿Qué aportan? Absolutamente nada. Es más, te perjudican más que benefician.

Haz la prueba, analiza tu web, sé capaz de saber si transmite la calidez que esperas.

HAZ NUESTRO TEST

Y, ya sabes, si consideras que falla, danos un toque.

Nos leemos la semana que viene,

Equipo dato360

 

Copyright dato360 ©